El árbol del dios Apolo, el laurel

Una planta que fue elegida por los romanos para hacer coronas para los emperadores, merece ser descrita por estos lares...En esta ocasión, vamos a hablar del laurel.


Su nombre en latín es Laurus Nobilís . Es un árbol de porte mediano cuyas hojas son perennes. Es de muy lento crecimiento, tanto que tiene un dicho: quien planta un laurel no lo vera crecer.


 Es muy recomendable para jardines particulares por el poco mantenimiento que precisa. Apenas tira hojas al suelo, y esto es de agradecer cuando hay que barrerlas para mantener limpio el jardín.   Su aspecto es muy ornamental, y se puede podar haciendo setos, bolas o en la forma que se nos ocurra. 
 
 
En cuanto al riego, es recomendable no regarlo mucho ya que resiste bastante bien la falta de agua, y  el exceso le provoca problemas con hongos.
Los enemigos mas comunes que tiene son:
- Las cochinillas, que son insectos que aparecen estáticos en las hojas, como costras. Si no hay muchos, se pueden quitar con jabón.
-La Psila sp., que provoca deformaciones en la hojas jóvenes. Se puede evitar manteniendo la copa airada.
-La araña roja, que provoca hojas amarillas con piquitas naranjas. Para evitarla, es bueno mantener humedad ambiental en las hojas pulverizando agua al atardecer.


Además, sus hojas se utilizan como condimento en la cocina mediterránea. Su fruto es una drupa redondeada que es negra cuando madura, altamente aromática, que contiene gran cantidad de alcaloides.


  El laurel tiene una leyenda griega que cuenta que la ninfa Daphne era muy bella, pero había jurado que nunca se casaría. El dios Apolo, ante su belleza la deseaba con gran tesón, tanto que la acosaba. Para librarse, Daphne le pidió a su padre, el dios Pirio, que la protegiese de Apolo, y este la convirtió en un laurel. Pero Apolo estaba tan enamorado que cortó ramas del árbol y se hizo una corona con ellas. Desde ese momento el laurel se convirtió en un árbol  sagrado, y lo griegos premiaban a poetas y deportistas con una corona de laurel.  Los emperadores romanos también portaban una corona de estas, posiblemente habiéndolo heredado de los griegos.

   Para finalizar, comentar el significado de dormirse en los laureles, que viene a decirnos que cuando conseguimos un triunfo y nos los creemos, nos dormimos en los laureles del éxito que habíamos conseguido y nos relajamos demasiado.
Con esto nos despedimos, hasta la próxima, amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios, me ayudan a ir mejorando día a día. Y recuerda, si te gustó no dudes en volver. T